Etiquetas

, , , ,

Estando como estamos en plena Campaña de Renta, liquidando todos sin ganas el IRPF, parece interesante hablar de otros modelos existentes a la hora de recaudar impuestos. Hoy profundizamos en el Flat Tax, (impuesto plano), que traducimos como Tarifa Plana Fiscal o también Tipo Impositivo Único.

Haciendo arqueología fiscal encontramos el término en el libro Capitalism and Freedom de Milton Friedman (1962), ya en los capítulos V y X aparece el término Flat Tax como una forma mas justa y eficiente de recaudar impuestos. Más tarde Robert Hall y Alvin Rabushka, de la Universidad de Standford, publicaron el libro The Flat Tax hoy considerado como el manual básico sobre el tema. El primer país que lo aplicó fue Estonia (1994), aunque la campanada la dio Rusia en 2001, varios países del antiguo bloque comunista lo tienen implantado.  En 2016 en USA eran varios los estados que lo legislaban con mayor o menor pureza, así: Colorado, Indiana, Illinois, Carolina del Norte, Massachusetts, Pennsylvania, Utah, Tenesse, New Hampshire y Michigan. También algunos países de la UE lo estudian ya como posible, aunque varían según el color del gobierno de turno. Islandia lo introdujo y lo quitó. Australia lo debatió (liberales y socialistas). Incluso en España hubo algún partido en las últimas elecciones generales que lo proponía, bien cierto que eran partidos marginales pues de los que tenían posibilidades reales de gobernar no salieron ideas de reforma profunda.

Algunos países donde se aplica

Flat_personal_income_tax

Así pues, el asunto no es nuevo. Pero…¿Qué es el Flat Tax?.

En pocas palabras es un sistema según el cual todo el mundo paga la misma tasa independientemente de sus ingresos, hay un mismo tipo impositivo para todos los ciudadanos independientemente de su nivel de renta, sin deducciones ni exenciones. No se grava la renta entendida como utilidad o ganancia, sino sólo los ingresos reales que las personas naturales y jurídicas tienen. Aparentemente es bastante contra-intuitivo, especialmente para ciudadanos de la Europa Occidental que habitamos en sistemas fiscales que dicen basarse en un modelo progresivo, donde se nos dice que debe pagar más el que más tiene, aunque al mismo tiempo en estos países existen impuestos indirectos (como el IVA) que de progresivos no tienen mucho. Pero, antes de llevarnos las manos a la cabeza por semejante herejía fiscal que plantea el Flat Tax pensemos que hubo un tiempo en el también era contra-intuitivo afirmar que la tierra se movía, cuando lo “evidente” era que se movía el Sol. Curiosamente, los datos están confirmando que con un modelo de tarifa plana fiscal se recauda más y mejor, es decir de una manera más justa. Así que mejor veamos algunos pros y contras que se están dando en el debate actual sobre el tema.

Argumentos en contra y a favor del Flat Tax

pros-contras

Los detractores del Flat Tax consideran que un sistema de impuesto fijo donde no hubiera exenciones ni nadie estuviera exento en función de su renta cargaría más a la clase media y baja en comparación con la clase adinerada. Más o menos lo que ocurre con el IVA, que independientemente de si eres rico o pobre el IVA del pan que pagas es el mismo y como la renta del pobre es menor que la del rico, en realidad, y porcentualmente hablando en relación a su renta el pobre paga más impuestos por el pan que el rico.

Imaginemos por ejemplo:

El pobre gana 1.000, compra pan a 100 y paga un 4% de IVA. Es decir un 0,4% de su renta.

El rico gana 10.000, compra pan tambien a 100 y paga también un 4% de IVA. Pero el IVA pagado por su pan corresponde sólo a un 0,04% de su renta.

Algunos estados USA han solucionado el problema poniendo un limite por abajo al Flat Tax. Es decir, han establecido ciertas exenciones o rentas exentas en la Tarifa Plana. Por tanto ese argumento se diluye.

También, argumentan que, los impuestos progresivos son más justos, que los ricos deben pagar más porque tienen más ingresos y capacidad de pago, y que la economía crece por la disminución de los impuestos sobre la clase media, que son la mayoría. Concluyendo que esa mayoría, clase media y baja, al pagar menos tendrá un ingreso adicional disponible para gastar en productos, estimulándose así la economía.

Aquí, como vemos, en realidad hay varios argumentos solapados, uno que la economía funciona de esa manera (cosa que podemos discutir) y dos que es justo que el rico pague más. El segundo argumento, el de que es justo que el rico pague más, es totalmente ideológico, no es científico. Por ejemplo, también se dice que el impuesto de sucesiones es injusto, pero se acepta ponerlo a los ricos o al que tenga una herencia de más de X, olvidándose así que si es injusto es injusto para todos. Otra cosa será que sea conveniente o incluso necesario establecerlo para la marcha del país en un momento dado, pero si aceptamos que es injusto será injusto para todos. Sería tan extraño como defender que deben pagar un impuesto injusto sólo los rubios o sólo las mujeres. La discriminación es discriminación aunque sólo afecte a los ricos.

Pero, intentemos salvar la injusticia. Y pensemos que en realidad, lo que se está diciendo es, los ricos deben pagar más porque apelamos al principio de solidaridad social. Bien, vale. Es un principio bonito, pero no es científico, es ideológico y distorsiona todo el sistema fiscal haciéndolo al final mucho peor (injusto) para todos. ¿No choca el principio de impuesto progresivo con el principio de igualdad? ¿No es el principio de igualdad y no discriminación el que hemos establecido como cimiento de toda democracia occidental moderna?. Parece que por ese lado la máquina chirría un poco. Aunque como este no es un blog de filosofía política lo dejamos ahí.

El grupo a favor del Flat Tax suele proclamar la simplicidad de aplicación, su claridad. El Flat Tax argumentan sus defensores, mejora las instituciones democráticas. Pues se eliminan la mayoría de juicios y disputas legales sobre la correcta interpretación de las normas en el sistema fiscal. Un sistema fiscal que cada día es mas complejo ambiguo lleno de matices y casi imposible ya de manejar y muy caro de mantener. Es cierto que los sistemas fiscales actuales generan a los estados unos gastos de mantenimiento en administración, inspección, formación y salarios tan altos que en algunos casos lo que se recauda solo sirve para mantener la “maquina de cobro”. Con el Flat Tax se dice que se simplifica. Y para sus defensores simplificar la administración produce beneficios sociales y beneficios económicos reales en forma de ahorro que puede ser invertido en la sociedad. Es importante decir, que en la versión extendida el Flat Tax también se aplica a las empresas, en su impuesto de sociedades. Hoy día las empresas medias y grandes necesitan para cumplir con su deber fiscal de departamentos enteros dedicados al asunto, supone pues un gasto en departamentos legales que se suman al precio de sus productos y que finalmente siempre pagará el consumidor. Sostienen pues que un sistema de tarifa plana evitaría o disminuiría dicho problema.

Argumentan también sus defensores que es un sistema justo porque no discrimina ni privilegia a ningún grupo económico o social. Y se basan en que es justo porque sólo se paga el impuesto si la persona genera riqueza. El parado o la empresa que sufre pérdida no tienen que pagar el impuesto. Afirman que se cumplen los principios constitucionales que ha de cumplir todo sistema fiscal, así el principio de igualdad y generalidad (pues todos los españoles serían iguales a la hora de pagar impuestos), el principio de capacidad económica (ya que el tipo se aplica por igual, y por tanto pagará más cantidad quien más ingrese), el de legalidad y el de no confiscatoriedad.

El Flat Tax, se dice también, beneficia por su simplicidad las inversiones extranjeras que traten de instalarse en el país, evita la depreciación ya que las compras son deducibles en el acto, simplifica el sistema contable, dicen que evita el fraude y las ganas de evadir ya que como la tasa es baja y el sistema simple (en algunos casos no se tarda ni un minuto en liquidar el IRPF) logra lo que ninguna policía fiscal ha logrado: el pago voluntario de los impuestos. Recordemos también que la policía fiscal supone un gasto enorme para cualquier sistema moderno. Razón no les falta….cuántas veces hemos odio aquello de hombre si en vez del 21% fuera el 10% yo si pagaría con factura, o aquello de si en vez de quitarme la mitad del sueldo fuera razonable si que declaraba, o si el porcentaje de impuesto fuera menor no seria rentable montar una red de defraudación.

Así que según afirman desalienta la evasión, estimula la inversión al desaparecer la inseguridad jurídica, generando al final un incremento en la recaudación de impuestos superior al crecimiento de la economía. De la misma forma que por ejemplo la tarifa plana de datos incrementó la compra y venta de ordenadores.

Recordemos, ahora que la campaña de renta va llegando a su recta final, que el Flat Tax es simplemente otro modelo de actuación. Otra fiscalidad es posible.

think

Continuará…( en la próxima entrada veremos los datos, números y resultados)

Anuncios