Etiquetas

, , , ,

Resumen para los que tienen prisa

1.- El modelo 720 obliga a los residentes en España a declarar las rentas y bienes que se tengan en el extranjero.

2.- Para la Hacienda española no declarar los bienes que se tengan en el extranjero supone que, si los descubre serán considerados como ganancias patrimoniales injustificadas. Considera Hacienda que la infracción es imprescriptible.

3.-Problemas jurídicos.- El modelo 720 puede ser ilegal. Así lo considera la Comisión Europea, que abrió el 23 de noviembre de 2015  un procedimiento de infracción contra España. Además gran parte de la doctrina española comienza a considerarlo inconstitucional.

4.- Problemas prácticos.- Ineficacia y complicación.

720

Comenzamos con el Origen…El nacimiento del terrorífico Modelo-720 se entiende que ocurrió en 2012, un año que en materia tributaria se recordará por dos cosas. Por un lado, la “amnistía fiscal” (el poli bueno), y por otro lado una artillería de medidas antifraude que según Hacienda haría aflorar un montón de dinero escondido de gente indeseable, (el poli malo). Con ambos conjuntos de medidas se buscaba dinero desesperádamente, y es que en momentos de crisis los Estados exprimen su maquinaria fiscal al máximo, hasta el paroxismo, hasta la locura.

Nació el modelo-720 como una obligación tributaria de carácter informativo. Su objetivo es dar información respecto de bienes y derechos de contenido económico ubicados o gestionados en el extranjero. La obligación de informar afecta a personas físicas o entidades que sean residentes en el estado español. Afecta a los que ostenta la titularidad jurídica de los bienes o derechos ubicados en el extranjero, y también aquellos casos en que se es titular real (aunque no jurídico) de los bienes (por ejemplo, en casos de entidades fiduciarias), y afecta a los que ostentan algún poder de disposición sobre dichos bienes, es decir, representantes, apoderados o beneficiarios de los bienes o derechos. Así que si tengo una cuenta corriente en Rusia como titular y mi mujer está autorizada, la obligación de informar sobre esa cuenta me afecta a mi y a mi esposa (apoderada).

Según la legislación actual (Octubre 2016), hay que informar sobre:

1-Cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero.

2-Valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidas en el extranjero

3-Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados en el extranjero.

Hay que informar cuando el valor sea superior a 50.000 €. Cada uno de estos bloques es independiente del otro, por lo que (entiendo que) la valoración de 50.000 € o su incremento en ejercicios anteriores debe computarse también de esta forma. En los sucesivos años, la declaración deberá presentarse si se da un incremento de saldos y valoración por encima de 20.000 € para cada grupo de bienes. Ejemplos, tengo una cuenta en Alemania con 10.000 e y una plaza de garaje en Francia que vale 40.000 €, no tengo que informar, puesto que no paso de 50.000 en ningún bloque. En cambio, si soy co-titular de una cuenta en Portugal que tiene 60.000 €, no puedo pensar en dividir el bien entre los dos titulares, no puedo pensar que son 30.000 € míos y 30.000 € del otro titular y que por tanto no paso del limite de los 50.000 €, no, no… Hacienda obliga a informar sobre esa cuenta a los dos titulares. No cabe prueba en contra.

Así pues, hay que dividir los bienes en tres grupos distintos y hay que tener en cuenta que para cada grupo se establecen exenciones en la obligación de informar sobre ellos (art.42.bis, art. 42 ter, art. 54 del 1065/2007). En realidad al final, aplicando las exenciones, resulta que el modelo 720 afecta principalmente a personas físicas.

En cuanto a plazos. Se presentará el Modelo-720 entre el 1 de Enero y el 31 de Marzo del año siguiente a aquel a que se refiera la información, y se hará telemáticamente, no hay posibilidad de hacerlo ya en papel, lo cual plantea problemas con protección de datos (no resueltos todavía) y la duda de si una Orden Ministerial puede obligar a tal cosa, sin un Reglamento de respaldo y sin la posibilidad de tener modelos en papel, lo cual supone que la Administración debe poner a disposición del contribuyente los medios para cumplimentar la obligación en caso de que por ejemplo el contribuyente no tenga conexión a Internet.

Los problemas jurídicos y prácticos no acaban ahí. Veamos una síntesis de los principales.

problema

Problemas con la Unión Europea

Los problemas con la Unión Europea se hicieron populares cuando los abogados de DMS Consulting (Palma de Mallorca) interpusieron una denuncia (la 2014/4330) ante la Comisión Europea, de la que se hizo eco toda la prensa nacional, alegando que el Modelo-720 básicamente violaba normas de la UE. Después se presentaron varias denuncias más, como la de la Asociación Española de Asesores Fiscales, esta úñtima tiene interés por la contestación de la Comisión a la Asociación. Se puede ver Aqui.

Se Alegaron por los denunciantes varias causas, pero la principal y la que parece tener más posibilidades de prosperar es la violación del artículo 65.3 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), considerando que al final estábamos ante un medio de discriminación arbitraria y una restricción encubierta de la libre circulación de capitales y prestación de servicios. La Comisión en su escrito de conclusiones pone el foco en la imprescriptibilidad, pues el que las sanciones no estén sujetas a prescripción viola la jurisprudencia de la UE, y señala también la desproporción de las sanciones que la legislación española impone. El procedimiento, pues, se ha abierto, ha tenido una larga fase de investigación y en Noviembre de 2015 se le dió plazo de contestación al Reino de España. La decisión final de la UE, dictamen, está todavía pendiente. La referencia del procedimiento legal es: EU Pilot 5652/13/TAXU.

Problemas con la Constitución Española.

Entiende la mayoría de la doctrina legal que la legislación en la materia ha sido poco respetuosa con los principios constitucionales. Así por ejemplo las Sanciones son tan duras que a tenor de esta opinión mayoritaria se violan los principios de capacidad económica y no confiscatoriedad (art. 31 CE), ya que no se tiene en cuenta el valor del bien no declarado sino que se presume, y se parte de que el contribuyente tiene una “actitud elusiva”. Estamos pues en esa linea por la que algunas veces transita Hacienda, esa línea en la que el contribuyente no es considerado un ciudadano sino un sospechoso.

También se argumenta que dicho modelo-720 atenta contra seguridad jurídica, e incluso el principio de inocencia, ya que establece la imprescriptibilidad. El que Hacienda pueda considerar ganancia patrimonial no justificada un bien no declarado sin que puedas alegar la prescripción, atentaría según la doctrina contra el principio de seguridad jurídica (art 9.3 CE). Así que vivimos en un mundo en el que un homicidio prescribe a los 20 años, pero no declarar a Hacienda un bien en el extranjero no prescribe nunca. Es poner la no-información al mismo nivel que los crímenes de lesa humanidad, que tampoco prescriben nunca. Y es que si comparamos la proporcionalidad…Se queda uno sin palabras.

Imaginemos que tengo una cuenta no declarada con 1.000.000 € en Argentina desde el año 2000 (ejercicio ya prescrito). Si jamás la hubiera declarado y con la anterior legislación, me podrían sancionar y tendría que pagar por lo intereses de los cuatro últimos años (que no están prescritos). En la nueva situación a Hacienda no le importa que esté prescrito, y para imponer su sanción, de hasta un 150% del valor, no se basa en que se tenga el millón fuera, si no que la sanción llega por no informar de que se tiene. Considera el bien como ganancia no justificada y el contribuyente no puede presentar prueba en contrario. Para muchos esto es motivo de indefensión, e incluso hay ya planteamientos y colisiones con el derecho a no declarar. Si un juez penal no te puede obligar a declarar como que la Administración te obliga a informar, y si has informado y después el caso pasa a delito fiscal como se recupera el derecho a no declarar y a no incriminarse uno mismo, ¿anulará el juez todo el expediente administrativo?.

Además, para rematarlo, se alega violación del principio «non bis in ídem» (presente por ejemplo en el art 178 LGT). Ese principio prohíbe imponer sanciones distintas por la misma conducta. Es decir, que la ley prohíbe las sanciones en cascada. Cosa que con el modelo 720 ocurre, pues sobre una misma conducta se dan sanciones propias, impropias y adicionales. Tres en uno. Famoso fue el caso del “Jubilado de Granada”,una persona de avanzada edad que declaró voluntariamente una cuenta en el extranjero donde tenía aproximadamente unos 300.000 €, pero lo declaró fuera de plazo y le sancionaron con 439.000 €. El caso fue portada en toda la prensa del sector. Afortunadamente para él, tras el revuelo y los recursos, en fecha 13 de Julio de 2016 revocaron la sanción.

Eficacia real del Modelo. Algunos problemas prácticos

A parte de llenar titulares sobre la lucha contra el fraude y aterrorizar con las sanciones. Lo cierto es que la eficacia real del Modelo-720 está siendo peor de lo esperado.

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) estiman que de unos 2.500.000 de residentes obligados, sobre todo extranjeros jubilados del norte de Europa, resultó que en 2012 sólo presentaron dicho Modelo-720 unas 135.000 personas, es decir, que al final el Modelo-720 lo usó aproximadamente tan sólo un 4.9% de lo previsto. El deseo de control no se ha visto satisfecho, y además gran parte de lo que afloró de las personas físicas tampoco eran fondos ocultos (recordemos que en IRPF y Patrimonio se tributa ya por rentas mundiales). Aunque en los datos que aporta la AEAT en 2015 se han elevado las cantidades, son datos muy confusos y no está claro que es lo aflorado por el Modelo-720 y que es lo declarado que ya se sabía por otros medios. También ha resultado que los países favoritos para tener cuentas extranjeras han resultado y por este orden Suiza, Andorra y Gibraltar. Es decir, nada nuevo tampoco.

Interesante es saber que del total de Modelos presentados, la mayoría fueron presentados por personas físicas, pues la personas jurídicas ya declaran sus bienes en el extranjero por otras vías, así por ejemplo lo bienes (también los que están en el extranjero) ya aparecen en la contabilidad de la empresa, por tanto en su mayoría las Sociedades no tienen porqué presentar el Modelo-720.

La complejidad a la hora de “rellenar” el Modelo es muy grande, si pensamos en personas físicas, sin acceso al aparato jurídico de una empresa, resultará que la mayoría tendrán que acudir a profesionales, lo que encarece el proceso. Y es complejo por la mala redacción el articulado. Por ejemplo se habla en la normativa de “Saldo a 31 de Diciembre”, pero ¿a que saldo se refiere?, ¿a los euros que vale dicho activo, o a las unidades que se tienen de dicho activo?. La complejidad aumenta cuando resulta que los campos a rellenar del modelo informático no coinciden exactamente con los conceptos legales sobre los que informar que obliga la normativa, así que algunas veces hay que interpretar donde se pone cada cosa, por ejemplo acciones, seguros y rentas se valoran según el Impuesto de Patrimonio, pero de los bonos o las participaciones en Trust no se dice como hay que valorarlos. ¿Con los bonos adquiridos en varias fechas que método usar?, ¿método FIFO? ¿LIFO?. De las consultas realizadas a Hacienda tampoco se obtienen respuestas claras. Resultado, confusión.

La confusión continúa en materia de ventas y cancelaciones. Hablando de cancelaciones, las modificaciones en la titularidad de los bienes también deben comunicarse, así que si fallece el titular de un bien en el extranjero hay que comunicarlo. Si es que se sabe que tenía esos bienes. Si no se sabe y si conoce el hecho después, por ejemplo en la apertura de un testamento ¿estaríamos como herederos ante una comunicación fuera de plazo?.

Se deduce que la posibilidad de que los ciudadanos acaben sufriendo sanciones por cumplimentar con errores una declaración informativa es muy alta.

En conclusión, estamos ante un Modelo con problemas legales serios, con escasa utilidad práctica y apoyado en una normativa defectuosa, farragosa y poco clara.

Ante este panorama, lo que está ocurriendo en la práctica es que no son pocos los asesores fiscales y abogados que ante el dilema ético de aconsejar lo mejor para su cliente o cumplir una normativa defectuosa, pendiente de revisión en Europa, están ya recomendando abiertamente a los contribuyentes que están fuera de plazo no presentar el Modelo-720.

Fuentes legales.-

Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

Ley 7/2012, de 29 de octubre.

Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio

Real Decreto 1558/2012, de 15 Noviembre

Orden HAP/72/2013, de 30 de enero.

 

Anuncios